Una vez que hayas realizado el pago de la sesión, la psicóloga se pondrá en contacto contigo en el menor tiempo posible, bien vía e-mail o bien en el teléfono que hayas dejado indicado. De esta forma, se confirmará la fecha exacta de la sesión.

Una vez pagado el servicio, la psicóloga te contactará para confirmarte la fecha de la sesión. Para ello, tendrá preferencia la fecha y hora que has seleccionado en el formulario de pedir cita, a no ser que esta fecha y hora esté cogida por otra persona con anterioridad. En este caso, podrás señalar otra fecha y hora que se quedará confirmada automáticamente.

Si no puedes tener tu sesión, puedes cancelarla o cambiarla para otra fecha.
Para hacerlo solamente tienes que enviar un email a contacto@psicologasandrabernal.es o un sms al número de teléfono 633 145 415, indicando la fecha de la cita que deseas cancelar y el correo electrónico desde el que la reservaste. En el menor tiempo posible, recibirás un mensaje confirmando tu cancelación y se te reenviará tu dinero.

Sí, se puede cancelar la sesión y obtener la devolución del dinero siempre y cuando la cancelación se realice con una anticipación de 24 horas. Se ruega avisar con la suficiente antelación ya que, haciéndolo así, la hora que tenías reservada para tu sesión puede ser utilizada por otra persona que sí pueda tener la cita.
Recibirás un mensaje en el que se confirma la cancelación de la cita. No te preocupes si no recibes este mensaje de forma inmediata, pues lo que cuenta para que se te devuelva el dinero es la fecha en la que tú cancelas la cita.

Cualquier persona puede acudir a un psicólogo en un determinado momento de su vida, ya sea porque no sabe cómo afrontar una situación, siente malestar emocional, ansiedad, se encuentra perdido o quiere realizar un trabajo de autoconocimiento y desarrollo personal. Tanto si quieres tratar un tema concreto en una sola sesión como si deseas involucrarte en una terapia, puedes beneficiarte de las ventajas de trabajar con un profesional.

Los datos solicitados son los estrictamente necesarios para la identificación del usuario, de forma que se puedan llevar a cabo las tareas básicas del servicio. Estos serán tratados de forma confidencial. Psicóloga Sandra Bernal no comprueba que estos datos seran verídicos, siendo el usuario el responsable de la veracidad de los mismos. 

Se comienza con una primera sesión donde la persona expresa sus preocupaciones y los problemas que desea solucionar. Es importante sincerarse, ya que es la única forma de que te pueda ayudar realmente. Tienes que saber que los psicólogos no estamos para juzgar ni decirle a nadie lo que tiene que hacer, además de que estamos obligados a guardar el secreto profesional, por lo que nuestras sesiones son confidenciales. El psicólogo es una persona que a través de sus conocimientos puede ayudarte a enfocar tus problemas de una forma diferente.

La terapia online está cogiendo mucha fuerza en los últimos tiempos. Cada vez es más la gente que escoge esta modalidad debido a la gran comodidad que genera- ahorro en desplazamientos y horarios flexibles- además de que favorece el anonimato y es más económica que acudir a una consulta presencial. Todo esto sin perder los beneficios de trabajar con un profesional. Sólo tienes que pedir tu cita y la tendrás con la mayor brevedad posible.

Los coaches se dedican más a realizar un trabajo de acompañamiento, algo que también hacen los psicólogos, por ejemplo, los psicólogos que trabajan con deportistas de élite, en empresas, en orientación o en terapia de pareja.

Además de esto, y a diferencia de los coaches, los psicólogos también están habilitados para tratar el malestar emocional, los problemas de ansiedad, depresión, etc.
Es decir, los psicólogos pueden realizar funciones de counselling o coaching como desarrollo personal, toma de decisiones y solución de problemas, pero los coaches NO pueden iniciar una terapia psicológica. Todavía hay mucha confusión con este tema y eso ha llevado a que exista un gran intrusismo dentro de la profesión de psicología por parte de los coaches. Simplemente tienes que aplicar la lógica y preguntarte qué clase de cualificación se necesita para convertirte en coach.


A diferencia de los coach y terapeutas, la psicología es una profesión reglada a través de un título oficial en este país.

Un terapeuta es una persona que tiene mucha formación en una orientación específica dentro de la psicología. Esta formación muchas veces no está reglada, por lo que las escuelas de terapia no exigen el título de psicología para acceder a ellas. Entre las orientaciones que existen está el psicoanálisis, la Gestalt, la terapia cognitiva, la de conducta...

Actualmente, en las universidades españolas de psicología se enseña a sus alumnos una orientación cognitivo-conductual porque es la que más resultados eficaces obtiene según las investigaciones. Independientemente de esto, cada psicólogo puede elegir la orientación que desee o combinar varias de ellas.

Todos los psicólogos trabajan desde una orientación terapéutica, pero no todos los terapeutas tienen la carrera de psicología.

A diferencia de los coach y terapeutas, la psicología es una profesión reglada a través de un título oficial en este país.

Los psiquiatras son médicos. Están habilitados para tratar los problemas que tratan los psicólogos, como la ansiedad o la depresión, con medicación.

Depende del caso concreto. Hay personas que preferirán la medicación y otras en cambio no sentirán sus efectos o puede que los efectos secundarios sean superiores a los beneficios. En cualquier caso, es importante que cualquier sustancia que se tome sea bajo las indicaciones de un profesional médico.

En el caso de los ansiolíticos que se recetan para las personas que tienen ansiedad, es importante saber que no tienen efectos curativos sino que sólo se limitan a "apaciguar los síntomas". Cuando pasan unas horas, el efecto de la sustancia se desvanece y la persona vuelve a necesitar más medicación para volver a calmar sus síntomas. Con el añadido de que nuestro cuerpo se "acostumbra" al fármaco, de forma que con el paso del tiempo se necesita mayor dosis para conseguir el mismo efecto (aumento de la tolerancia) y generan dependencia.

Los antidepresivos funcionan de una forma diferente. Sus efectos no empiezan a aparecer hasta unas semanas después de empezar a tomarlos y es posible que el fármaco que le funciona bien a una persona no le sirva para otra que tiene los mismos síntomas. No se pueden dejar de tomar de la noche a la mañana aunque la persona note una mejoría en sus síntomas. Los antidepresivos cada vez tienen menos efectos secundarios (aunque algunos de ellos nada desdeñables, como provocación de tendencias suicidas, disfunciones sexuales, aumento de peso, etc) y se ha demostrado que sí que tienen efectos a corto plazo.

Sin embargo, los estudios afirman que a los 18 meses de dejar la medicación, hay mayor número de recaídas en las personas tratadas con fármacos que en las que hicieron una terapia. Esto puede deberse a que la psicoterapia conlleva un aprendizaje sobre cómo enfocar la vida, otorgando a la persona los recursos y herramientas para continuar por sí mismo una vez finalizada la terapia. 

Es una orientación terapéutica. Esta corriente plantea que nuestras emociones, sentimientos y conductas (parte conductual) están influidas por la forma en cómo pensamos (parte cognitiva). Son nuestros pensamientos los que nos llevan de un estado de ánimo a otro y a realizar conductas impulsivas y autodestructivas.

La terapia se enfoca en nuestra forma de analizar nuestro mundo para cambiar esas emociones y/o comportamientos que nos hacen daño.

¿EN QUÉ PUEDO AYUDARTE?

Llámame al 633 145 415