Cuando ya no puedes más

¿Sientes que no aguantas más esta situación? ¿desbordado por las circunstancias? Si es tu caso, sigue leyendo.

En algún momento de nuestra vida todos hemos sentido que desfallecemos, no aguantamos la situación, nos sentimos desbordados por las circunstancias y no sabemos qué hacer para que eso termine de la mejor forma posible ¿Cuál es la salida?

Si en estos momentos, te encuentras en este tipo de situación, sigue leyendo. Tal vez esto te ayude a aclarar algunas ideas en tu cabeza.

Imagina que la vida es como una carrera. ¿Sabes qué ocurre cuando una persona empieza a correr? En un primer momento, todo va bien. Te sientes con energía para seguir adelante. Crees que puedes con todo y, si eres novato corriendo, puede que te des incluso demasiada caña.

Toma las cosas con calma porque llegará un momento en el que sientas que te ahogas, que no puedes más y que tienes que parar. ¿Qué crees que ocurrirá si paras en ese momento?

Habrás abandonado. Pararás de correr y te sentirás agotado. Y lo peor de todo, te quedarás con la sensación de que no puedes con ello, de que has perdido. Piensas que no podrías haber superado esa situación porque no lo has hecho. Lo que ocurre es que no lo has intentado, o no lo suficiente.

En cambio, ¿qué crees que sucederá si continúas corriendo a pesar de esa sensación? Por mucho que duela, en algún momento eso parará de doler. Es más, llegarás a un punto en el que pensarás que puedes seguir corriendo por mucho más tiempo. Lo mismo sucede con las situaciones amargas de nuestra vida.

Ese es el momento en el que debemos acordarte de esta metáfora para no tirar la toalla. Debes saber que la vida te pondrá pruebas que debes superar. En cierto modo nuestra psique funciona de forma muy parecida a cómo funciona nuestro cuerpo y, en este caso, es igual.

Aún así, no quiero decir que tengas que aguantar estoicamente el chaparrón sin más. Si esa sensación perdura más de la cuenta, te está indicando que algo va mal en tu vida y le tienes que poner solución. De la misma forma que un runner puede aprender a respirar de forma más efectiva para que su carrera sea más llevadera, tú deberás buscar las pautas y tomar las decisiones adecuadas para que tu vida también sea más “fácil”.

Es posible que para ello necesites de la ayuda de un profesional porque no siempre es fácil hacerlo por uno mismo, y más, si no lo has hecho nunca. Piensa que los psicólogos somos profesionales que trabajamos con “problemas de la vida”.

Aún así, a continuación puedes ver algunas de las pautas que te pueden ayudar a aclararte las ideas y decidir qué camino tomar.

1. Date un respiro.

En ciertos momentos hay que rebajar el ritmo de vida que llevamos (eso no quiere decir no hagas absolutamente nada y tires todo por la borda). No te metas en la cama a autocompadecerte y no hacer nada con tu vida. Esa no es la solución y, además, a largo plazo te pasará factura. Lo que trato de decir es que no te presiones en exceso.

2. Dedica tiempo a hacer actividades que te gusten.

Sí, aunque no te apetezca hacer nada y pienses que no vas a disfrutar haciéndolas, hazlas. El objetivo no es disfrutar, el objetivo aquí es que no te abandones a ti mismo.

3. Analiza tus sentimientos, ¿por qué te estás sintiendo así?

Quiero decir, muchas veces nos sentimos de una manera, no por hechos determinados o concretos, sino por cuestiones más profundas, que tienen que ver con miedos y sensaciones que albergamos en nosotros durante tiempo.

4. ¿Cuáles han sido tus estrategias de afrontamiento hasta ahora?

Piensa en ello. Las personas tendemos a utilizar patrones de conducta similares a las situaciones que se dan en nuestra vida. ¿Qué quiero decir con esto? Es importante que busques cuál ha sido tu reacción ante las situaciones e identifiques ese patrón común. Y… si hasta ahora no te ha funcionado, deja de utilizarlo.

Disfruta del camino. Todo lleva su tiempo. No te apresures y lo lograrás.

Sandra Bernal
Psicóloga Online



¿EN QUÉ PUEDO AYUDARTE?

Llámame al 633 145 415