Cómo superar la dependencia emocional: claves según la psicología

¿Tienes dependencia emocional y no sabes qué hacer? Aquí tienes algunas de las claves para dejar de sufrir por amor. Lee más aquí.

Desgraciadamente, la dependencia emocional es un mal muy común. Son muy pocas las personas que pueden decir que no la han sentido alguna vez. Sin embargo, se banalizan las consecuencias que la dependencia emocional conlleva.

La primera de estas consecuencias, es que las personas que tienen dependencia emocional están destinadas a sufrir por amor. Pasarse todo el día pendiente de las señales que nos da nuestra pareja, nos hace estar ansiosos y temerosos de que algo malo suceda con nuestra relación.


Antes de nada, hay que decir que la dependencia emocional no es amor, es dependencia. Es decir, la persona depende de su pareja para estar bien. Muchas veces se confunde con el amor. Las personas que tienen esta dependencia suelen basar su vida entera en su pareja, focalizándose en exceso en ella y atrayendo a su vida un montón de problemas. Entre ellos, los siguiente:

  

-Baja autoestima. Las personas con dependencia acaban creyéndose que no son nada sin su pareja, que la necesitan para vivir y que no son dignas de su amor. En muchas ocasiones, acaban pensando que no son dignas del amor de nadie y que si no están con su pareja no podrán encontrar otra persona que los quiera.


-Relaciones tóxicas.  La dependencia emocional puede derivar en relaciones terriblemente tóxicas. La persona dependiente acaba “aceptando” cosas no porque quiera, sino por miedo a perder a la pareja. Se pierden los límites y se acaba permitiendo todo.


-Maltrato psicológico. Que puede derivar en físico o no: con coacciones, humillaciones, etc. Cuando existe maltrato es muy común que haya dependencia por parte de los dos miembros de la pareja. Cuando existe dependencia la persona quiere que su pareja esté completamente con ellos. Da igual con quien su pareja quiere estar, quieren que su pareja esté con ellos sí o sí. Por otro lado, la persona que sufre estas acciones, las acepta con tal de continuar la relación.



Entonces, ¿Qué puedo hacer para superar la dependencia emocional?




Lo primero de todo: Toma conciencia. Acéptalo. Es un paso importante para cambiar algo. Saber en qué punto te encuentras y cuál es la dinámica que ha tomado tu relación. Para ello, te propongo que hagas una lista de las cosas que te perjudican o que no habrías hecho por ti mismo. Analizarlo todo bien. Es posible que tú mismo no seas objetivo ya que al fin y al cabo, a todos nos resulta difícil ser objetivos cuando se trata de nuestra propia vida. Sin embargo, tú eres la persona que mejor te conoce, así que ahí tienes una ventaja:

dependencia emocional 

Piensa. ¿cómo eras antes de tener tu relación y cómo eres ahora? ¿Cuánto has cambiado? ¿Cómo crees que te ha afectado tu relación a ti como persona? ¿Crees que tu autoestima ha aumentado o bajado? ¿Qué cantidad de sufrimiento has soportado?


Una vez que has contestado a las anteriores preguntas, ¿Estás realmente segur@ de que quieres que dejar de sufrir por amor?


Las personas dependientes anteponen el bienestar de su pareja al suyo propio. El miedo a perder a esa persona puede a cualquier cosa. Y la paz, serenidad y autoestima de estas personas se acaba perdiendo. Y, sinceramente, me parece que el coste de mantener este tipo de relaciones es muy alto.

 

Una de las cosas fundamentales para superar la dependencia emocional es que tienes que estar dispuesto a poder perder a tu pareja. O lo que es lo mismo, un te quiero, pero no te necesito. Y cuando se han cruzado ciertos límites que te hacen daño como persona, poder parar. Esa es la clave.


Empieza a pensar más en ti ¿qué es lo que tú quieres?

 

1) Busca otras facetas de tu vida que te aporten satisfacción a nivel personal, ya sea salir con amigos, familiares, alguna actividad de ocio… lo que sea, pero no te centres total y únicamente en tu pareja.

 
2) Reconstruye tu autoestima. Tómate esto como un trabajo pues es algo muy importante. Para tener una relación sana con otra persona, primero tienes que tener una relación sana contigo mismo. Si te inunda la inseguridad, las ganas de controlar a la otra persona, el miedo a no gustar… realmente no estás siendo auténticamente tú.
 

3) Infórmate sobre relaciones tóxicasLee o consulta a un experto. Muchas veces estamos tan acostumbrados a los tratos recibidos por la otra persona que los tomamos como normales cuando no lo son en absoluto. 

4) Aprende a estar solo. Eso te permitirá estar con alguien por elección, no por necesidad.



¿Cuándo iniciar una psicoterapia?


 
Por desgracia, acudir al psicólogo suele ser una de las últimas opciones, cuando debería ser de las primeras. Muchos problemas se cronifican y, por esto mismo, es más complicado trabajar el problema cuando llegado un momento dado inunda toda la vida de la persona.

Esto implica un proceso de terapia más largo, aunque igualmente solucionable. En todo caso, sería muy recomendable si todas tus relaciones son así, si ya lo has intentado por ti mismo y no te ha dado resultado, tal vez deberías considerar en dejarlo en manos de un profesional.

sufrir por amor

Ocurre también que, en muchas ocasiones, el dependiente emocional pierde relaciones de amistad. Las personas de su alrededor muchas veces no saben entender lo que está pasando, ni tampoco aconsejar, ni están dispuestos a escuchar las mismas historias una y otra vez... Además de que no tienen una forma objetiva de ver las cosas, sino que sus opiniones personales suelen estar bastante sesgadas.

 
Evalúa si la persona de la que dependes quiere que esa situación se mantenga. Las personas tenemos una tendencia a querer que nada cambie, y ese puede ser uno de los motivos. También hay personas que disfrutan, aunque sea de forma inconsciente e involuntaria, de ese juego (aunque lo niegue, por supuesto). Puede que tu pareja esté alimentando sus sentimientos de superioridad a base de hacerte sentir a ti inferior. O también, puede que tu pareja, al igual que tú, sea otro dependiente emocional. Lo cual es una combinación explosiva de la que es difícil salir.
 

Trabaja el miedo de que esa persona se vaya de tu vida. Si alguien te quiere abandonar, lo hará tarde o temprano. Y si está contigo, es porque quiere. Aprende a disfrutar de los buenos momentos que vivís juntos y a no angustiarte ante las próximas cosas que puedan venir en el futuro.


Como psicóloga, a mi consulta de Valencia llegan muchísimas personas con este problema que realmente produce mucha agonía y sufrimiento. La buena noticia es que se puede superar, salir renovado y construir la vida que tú quieres. 

 



¿NECESITAS HABLAR?

Llámame al 633 145 415